Secesión económica —John T Kennedy

Click aquí

Y de paso leer también esto

Anuncios

Tepito: agorismo a la mexicana

El barrio bravo de Tepito

El mercado de Tepito

Tensión en Tepito

Después del desmadre (video musical)

Símbolo de Estación Tepito del Metro (*)

Homo tepitensis

(*) Tepito es cuna de varios campeones mundiales de box

Y bien ¿cómo pasar a la ACCIÓN?

De acuerdo a la tipología de Bored Zhwazi, un agorista es un ancap tipo “A”. Esto es, un ancap que no sólo piensa y habla como ancap, sino que vive como ancap. (¿Dónde? En el ágora = el mundo real, o sea, ese lugar lejano, extraño y exótico cuyos pobladores no son seres internéticos, sino entes de carne y hueso). Los ancaps tipo “A” destrozan al Estado para alcanzar sus dos metas principales: 1) divertirse; 2) ganar dinero.

Pues bien: ¿qué vamos a hacer para transmutarnos en ancaps “A” (i.e., agoristas)? Se me ocurre que tal vez, quizá, por qué no, podríamos hacer un periódico o al menos un zine y venderlo en la calle. Podría hacerse en España y envíarme(nos) algunos ejemplares a América para venderlos acá. O viceversa (supongo que en América los costos son más bajos). O hacer dos periódicos/zines, e intercambiar. En cualquier caso, antes hay que invertir dinero. ¿Están de acuerdo?

También podríamos ensayar una campaña de pintas en las calles (algunos liberales venezolanos lo acaban de hacer). Se trata de llevar la idea agorista a la calle. Directamente al pueblo, saltándose los intermediarios (=maestros, periodistas, intelectuales, formadores de opinión, etc). Y todo ello divirtiéndose y ganando dinero.

¿Qué les parece?

¡Ágora, anarquía, ACCIÓN!

Sólo ignóralos —Roderick Long

Tomado de:

http://praxeology.net/unblog04-04.htm#09

 

Sólo ignóralos

por Roderick Long


He aquí un lindo pensamiento que tiene que ver con el Tax Day: el gobierno es uno de los pocos problemas de los que nos podemos librar con sólo ignorarlo. En ese respecto, eso es mejor que tener que enfrentarnos a catástrofes como tornados, pirañas hambrientas o la calvicie masculina.

Hay un problema, por supuesto. Si solamente unos pocos ignoramos al gobierno, éste no desaparecerá; en lugar de eso, se nos echará encima y acabará en el acto con todos nosotros… igual que se nos viniera encima una tonelada de gas clorobenzalmalononitrilo. No obstante, si el número de gentes que ignoramos al gobierno –que ignoramos sus órdenes como ignoramos las órdenes de un loco por la calle- alcanzara un número grande, el poder del Estado, que descansa fundamentalmente en la complacencia de los gobernados, se derretiría como la mantequilla bajo el sol de Arizona. Como ya lo dijo Étienne de la Boétie en su Discurso sobre la Servidumbre Voluntaria:

Decídete a no servir más, y en ese mismo instante ya eres libre. No te pido que derroques al tirano; sencillamente, que no sigas apoyándolo. Ya verás cómo se cae de su pedestal, como un gran Coloso que se quiebra en pedazos y se derrumba por su propio peso.

Ésa es una de las ventajas del anarquismo como programa político. Los que intentan reemplazar un gobierno por otro no pueden alcanzar esa meta ignorando al gobierno; tienen que hacer mucho más, quizá emplear la violencia. Pero no es el caso de los anarquistas. Si los líderes del gobierno fueran superseres del planeta Kryptón, no bastaría con ignorarlos; habría que cambiar las reglas del anarquismo y utilizar armas de kryptonita. Por suerte no es así. Los gobernantes son humanos, demasiado humanos, y sus órdenes no tienen la fuerza personal suficiente para inducir la obediencia. El poder de los gobernantes se funda en la legitimidad que les otorgan sus propios gobernados –lo que Ayn Rand llamaba “la sanción de las víctimas”. Retirarles esa sanción reduce a los gobernantes al mismo nivel y status de todos -la estrategia dramatizada en la encantadora novela satírica de Eric Russell, La Gran Explosión, dentro de la literatura de la resistencia no violenta.

Por tanto, una de las principales metas de la actividad política de los anarquistas consiste en eso: en ayudar a construir un ambiente cultural que fomente entre las masas la inclinación a ignorar y desobedecer a los gobiernos.

(Esa actitud también será muy práctica después de la (r)evolución anarquista. Muchos críticos del anarquismo preguntan cómo evitaremos que nuestras asociaciones de protección mutua –con las cuales planeamos sustituir a los gobiernos—abusen ellas mismas de su poder. La crítica es buena; pero pienso que tales asociaciones tendrán pocas oportunidades de abusar de su poder, muchas menos que las que tienen los gobiernos actuales. Una masa ingobernable es igual de ingobernable para los gobiernos que para dichas asociaciones).


**********

Trad: wg

Carta abierta del Movement of the Libertarian Left a los trabajadores de Francia

  

  

Carta abierta del MLL

De Anarchopedia

Saltar a navegación, búsqueda

Carta abierta del MLL a los estudiantes y trabajadores de Francia

El agorista del Movement of the Libertarian Left (Movimiento de la izquierda libertaria -o libertariana-) Brad Spangler, ha escrito una carta abierta a los estudiantes y trabajadores franceses con motivo de la conflictividad social en la que se encuentra sumida el país galo ahora. He traducido la carta al castellano, como se puede ver a continuación.


Estudiantes y trabajadores de Francia,El profesor Roderick Long escribió una vez:

Cuando Marx llamó al gobierno francés ‘una compañía para la explotación de la riqueza nacional de Francia en beneficio de la élite burguesa y a expensas de la producción y el comercio (‘Lucha de clases en Francia’), él repetía solamente lo que los libertarios habían estado diciendo durante décadas”.

Francia y todos los otros estados-nación que existen hoy. Vosotros y nosotros vivimos en un mundo donde la libertad y la oportunidad económica existen solo en el consentimiento de una clase política que nos permite solo una pequeña parte de ella por su propia conveniencia y toma el resto de nosotros mediante la fuerza y la coerción para la razón de su propio parasitismo.

Bajo tales circustancias, la liberación del mercado patrocinado por el Estado es una chiste cruel. La legislación contra la que protestais y os rebelais busca solo incrementar la distancia dada a vuestros dirigentes, mientras que mantiene las restricciones totales a vuestra propia libertad, que si fueran abolidas, os capacitaría para buscar vuestra propia prosperidad. Creemos que vosotros y nosotros seríamos muy buenos, mezclando tanto cooperación como competición pacífica, si no fueramos esclavos.

Por esas razones, los firmantes de esta carta os ofrecen su solidaridad y se os presentan como un ejemplo de una pequeña tendencia llamada Movement of the Libertarian Left (MLL), que apoya una forma revolucionaria de anarquismo de mercado o “agorismo”.

No da lugar a otro a deciros como tenéis que emprender vuestra propia revolución contra la tiranía. Tenemos algunas sugerencias, sin embargo; una versión de la estrategia de poder dual llamada “contraeconomía”. Recomendamos humildemente el pequeño libro del fundador del MLL Samuel Edware Konkin III sobre agorismo, contraeconomía y revolución “The New Libertarian Manifesto” en la esperanza de que lo podáis encontrar útil o de inspiración. Está disponible en línea en: [1]

Firmado,

The Movement of the Libertarian Left

¡Agora! ¡Anarquía! ¡Acción!

Brad Spangler Diane Warth Thomas L. Knapp Adem Kupi Wally Conger J. Freeman Smith Kevin Carson M.D. MacKenzie Roderick T. Long Jeremy Weiland M.R. Jarrell

Obtenido de “http://es.anarchopedia.org/Carta_abierta_del_MLL