¡Libertarios de izquierda, uníos!

Esto fue un post escrito hace ya algún tiempo en el blog Un colombiano más, antes de ser hackeado por algún idiota reaccionario protofascista y pro-uribista. De todas formas espero sinceramente que el autor del blog, Sergio Méndez, continúe escribiendo o investigando para regresar al activismo político (de la manera que él vea adecuada). A pesar de ser breve, creo que su “llamado de atención” es válido para todos aquellos que nos hacemos llamar antiautoritarios. Ahí va:

Sergio Méndez

 Aquí dos tópicos bien interesantes sobre el movimiento libertariano de izquierda:

*Primero, el debate sobre el libro de Kevin Carson respecto a los estudios de economía mutualista. Ni siquiera tiene número de ISBN, pero ha recibido todo un número del Journal of Libertarian Studies, fundado por el gran economista Murray Rothbard. Muchas de las criticas definitivamente eran de esperarse: Carson, quién defiende una teoría del valor en base al trabajo, ha sido atacado como un “ignorante marxista” (por George Reissman, N. del E.), lo cual me demuestra que el movimiento libertario en Estados Unidos está infectado de derechistas en piel de ovejas que “les gusta fumar marihuana”. El camino es largo, pero hay esperanzas de construir una sociedad de libre mercado que a la vez se preocupe por que los trabajadores en realidad disfruten los frutos de su labor. Eso si, tengo que admitir que mucha de la terminología económica no me es del todo conocida, pero el trabajo de interpretación histórica de Carson es soberbio, y sus críticos tendrán que trabajar mucho para poder siquiera estar al mismo nivel para criticarlo.

*Segundo, la publicación de una conferencia del profesor Roderick T. Long sobre la necesidad del libertarianismo de acoger las causas y las preocupaciones de izquierda, basada en dos textos de Murray Rothbard (Left and Right y, Liberty and the New Left) cuando aún le entusiasmaba la nueva izquierda de los años sesenta. Al menos eso significaba para su audiencia, porque para mí significa exactamente lo contrario: la necesidad que tiene la izquierda de pensar en soluciones no estatales para los problemas sociales, económicos, ambientales y culturales que afrontamos. No sé si Long haya convencido a muchos de sus camaradas libertarianos (soy pesimista al respecto)  sobre la necesidad de acercarse a la izquierda, pero al menos me convenció a mi de la necesidad imperiosa de acercarme –aún más- al libertarianismo. El texto de la conferencia es largo (son 14 minutos hablando) pero vale mucho la pena (por favor ponerle mucho cuidado a las reflexiones que hace sobre los términos “izquierda”, “derecha”, “capitalismo” y “libre mercado”).

Ahora soy más que consciente que si todo esto del libertarianismo de izquierda está en pañales en Estados Unidos, en Latinoamérica se encuentra en estado embrionario. Pero alguien tiene que empezar a pensar de manera distinta, y que mejor – como lo dice el profesor Long- que aprovechando un medio tan poderoso como Internet.

Anuncios

10 comentarios

  1. A ver, no se trata de crear una teoría económica “preocupada” por los trabajadores. Se trata de encontrar una teoría verdadera… y nada más. Si como resultado de ello los trabajadores se benefician o se perjudican, eso es secundario.

    En mi muy arrogante opinión, la teoría económica del agorismo ES la teoría económica del anarcocapitalismo. Porque el agorismo ES anarcocapitalismo… sólo que llevado a la calle, fuera de la academia y fuera del elegante salón de conferencias del IJM. Así que no hay que buscarle mucho. La TLV es una tontería, y la TLV carsoniana otra tontería más. Los valores SON subjetivos; y el valor de la fuerza de trabajo ES (igual de) subjetivo. Que los precios se acomoden así o asá, que se acerquen o se alejen de los costos, es irrelevante. Porque los valores sigien siendo subjetivos y no hay, por lo tanto, un valor objetivo de la fuerza de trabajo.

  2. Duuuh, creo que ese no es punto; el punto es que se tiene que cerrar esa falsa dicotomía trabajadores=socialismo, burgueses=libertarianismo; esa dicotomia es anulada por el anarquismo en esencia. Las otras son alusiones a lo que se está haciendo por quitar obstáculos.

    Yo tampoco estoy a favor de la tlv y voy por la valoración subjetiva, por algo no me copnsidero mutualista sino agorista (que es teoría rothbardiana -si ganancias y propiedad privada). Y sobre panaceas, creo que eso no lo vamos a encontrar en absoluto sino en relativo, el anarquismo no es lo verdadero, es lo mejor, lo más racional y lo más deseable.

    Por cierto no se nombra sólo a Carson, sino también a Long, eso quiere decir que el punto no es dirigir el discurso hacia una clase exclusiva -caemos otra vez en Marx vs. Rand-, sino hacia la sociedad toda.

  3. Personalmente no creo que haya que “acercarse a la izquierda”, si no mas bien competir con la “izquierda” por el apoyo de los partidarios del cambio. Debemos intentar pescar en aguas virgenes para el libertarianismo en general.

    Es dificil, pero no imposible.

  4. ¿No habrá algo de Carson traducido al español en algún lado? Todo lo que encontré suyo está en inglés…

    Igualmente, si lo que se quiere es rechazar la burda asociación “trabajadores=socialismo/burgueses=libertarianismo” como dice fabo1, creo que Carson no es de lo “mejorcito” con lo que se puede o no identificar. Hace mucho traduje un fragmento de su libro en el que especulaba, sin aportar ninguna prueba, con unas supuestas “maquinaciones” y otros “condicionamientos ideológicos” que tenían los marginalistas, que aparentemente formularon la TSV para frenar el avance de las ideas socialistas en la economía política. Puede ser que su trabajo esté condicionado por esos prejuicios (que, lamentablemente, comparten casi todos los socialistas: que todo aquello que no comparte sus ideas esconde algún tipo de “doble intención” burguesa).

  5. Si creo en los condicionamientos ideológicos de Böhm-Bawerk, no vamos a negar eso; la idea de Carson no creo que sea negar eso, de todas formas tiene el aprecio de los agoristas porque aunque consideren la revisión de la tlv equivocado, tiene para ellos una visión política más lúcida que sus propios compañeros libertarianos. Transcribo algo que escribió Albert Esplugas que me parece ilustra desde la perspectiva de tradición liberal lo que dice Mendez desde su trdición izquierdista:

    “Añado que simpatizo bastante con Kevin Carson, Roderick Long y demás left-libertarians en su intento de rescatar determinadas corrientes y autores socialistas/sindicalistas y reivindicarlas como anti-estatistas/pro-mercado, y al mismo tiempo criticar el excesivo conformismo de algunos liberales con el statu quo o el hecho de que confundan el mercado intervenido/corporativista actual con el mercado real. Sobre todo simpatizo con sus esfuerzos por acercar posiciones con los anarco-socialistas más anti-estatistas y abiertos de mente. Pero, en mi opinión, a veces se pasan de frenada en su “revisión caritativa” de la historia del socialismo y sus movimientos/autores.”

  6. “Personalmente no creo que haya que “acercarse a la izquierda”.” Bueno el post de todas formas enfatiza que es la izquierda la que tiene que hacer eso, hacia alternativas anti-estatistas/pro-mercado.

  7. Creo que hay que enfatizar el carácter individualista y callejero del agorismo. Lo primero, para distanciarnos de todo lo que huela a Marx, izquierdismo, progre. Lo segundo, para distanciarnos de todo lo que huela a Rand, empresarios formales, burguesía, élites y minarquismo. Con eso competimos y a la vez nos acercamos a los anarcosocialistas.
    *********

    Anarquismo y agorismo son ideologías, y por tanto no son “verdaderos”: son, como dijo f.1, “racionales” -o, en su caso, “irracionales”, pues eso depende de qué fines tenga uno. Eso no impide que el anarquismo y agorismo utilicen teorías -éstas sí- verdaderas, o verosímiles, como la teoría económica austriaca. (Ahora, si todo está “condicionado ideológicamente”, pues también lo está la afirmación de que todo lo está, Epiménides dixit).

  8. f.1, coincido mucho con vos y tenés razón al remarcar el importante papel de Kevin Carson para “acercar” anarcosocialistas y libertarianos, pero creo que lo de buscar “condicionamientos ideológicos” en todos lados no lleva a nada bueno. Un argumento no carece de veracidad por estar condicionado.

    Por ejemplo, Peter Bauer admitía que su condicionamiento ideológico liberal explicaba los temas que elegía analizar (la intervención estatal, la planificación, el desarrollo, etc.), pero no la validez de su argumentación. Y creo que hay que tratar de desarraigar un poco esa actitud de buscar la mala intención del otro lado antes de analizar el argumento en sí (Carson en su libro procede de esta manera, y en el foro El Refractario podés ver otra muestra del rechazo a priori que se hace de cualquier explicación que no concuerde con las ideas comunistas, aunque poco a poco van cediendo y se puede dialogar un poco más). Esto tanto para los anarcosocialistas como para los ancaps liberales (con su prejuicio “anti-socialista”).

  9. Ciertamente:

    Ahora, si todo está “condicionado ideológicamente”, pues también lo está la afirmación de que todo lo está, Epiménides dixit

    Ciertamente también:

    pero no la validez de su argumentación.

    Son unos genios muchachos… y mi afirmación está condicionada porque pienso que la economía austríaca es la acertada y lás compatible con el anarquismo :p

    Salud y anarquía

  10. La validez lógica es una categoría de la lógica burguesa, Lysenko dixit.

    Bajo la lógica proletaria, P implica cualquier cosa, siempre que le convenga al Partido.


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s